Cultivo de plantas, Plantas de interior

Tierra para plantas

tierra-plantasLa tierra para plantas es la base para el cultivo de plantas de interior. Por ese motivo hemos de ser muy cuidadosos a la hora de elegir que sustrato prepararemos para nuestras plantas de interior. Cada tierra tiene unas características peculiares que la hacen mejor para un tipo u otro de planta. De forma general, uno de los aspectos más importantes es su Ph, que mide su acidez. También es importante la capacidad que tenga para retener líquidos, pues en función de la planta que cultivemos necesitaremos que renga más o menos líquidos.

Los sustratos que más se emplean son los dos siguientes:

  • Mezcla a base de humus: El humus es materia vegetal descompuesta por microorganismos. El humus lo podemos identificar como una sustancia negra en la que se identifican restos vegetales (palitos, restos de hojas, etc). Las mezclas a base de humus suelen venir esterilizadas, para evitar la presencia de microorganismos perjudiciales para las plantas. Este sustrato se caracteriza por tener muchos nutrientes que pasan a la planta mediante el riego (el agua arrastra los nutrientes directamente a la raíz). Normalmente esta mezcla tiene arena y turba, que dan consistencia y drenaje al compuesto.
  • Mezcla a base de turba: La turba son restos de plantas a medio descomponer y con un pH ácido. Este sustrato es muy ligero y no tiene microorganismos (a causa de su acidez). Ofrece a las plantas un entorno húmedo (capacidad de retención de líquidos) y rico en nutrientes (que se van desprendiendo de la materia orgánica que lo compone).

Antes de poner la mezcla en la maceta  es aconsejable colocar unas piedras al fondo del tiesto. Esto nos facilitará el drenaje, y así evitaremos que se pudran las raíces por un exceso de aporte hídrico.

*Truco para ver la humedad de la tierra: Clava un lápiz en la tierra. Si este sale manchado, entonces la humedad del sustrato es buena. Si el lápiz sale seco y limpio, entonces debemos regar las plantas.

Estándar